Tratamientos no quirúrgicos para el dolor de espalda crónico

Terapia física

El ejercicio es la base del tratamiento del dolor de espalda crónico. Es uno de los primeros tratamientos que debe probar bajo la dirección de su médico y fisioterapeuta de la columna vertebral. Sin embargo, el mismo conjunto de ejercicios no funciona para todo el mundo, dice Nava. Los ejercicios tienen que adaptarse a sus síntomas y a su condición específica. Mantener la rutina de ejercicios en casa es también una parte importante del éxito.

 

La fisioterapia para el dolor de espalda crónico puede incluir:

 

  • Reforzar la postura
  • Probar los límites de la tolerancia al dolor
  • Ejercicios de estiramiento y flexibilidad
  • Ejercicios aeróbicos
  • Fortalecimiento del núcleo
  • Traducción realizada con la versión gratuita del traductor 

Mindfulness y meditación

El dolor de espalda crónico es agotador tanto física como emocionalmente. Para controlar la frustración, la irritabilidad, la depresión y otros aspectos psicológicos de la lucha contra el dolor crónico, es posible que te remitan a un psicólogo especializado en rehabilitación. Este especialista puede recomendar la meditación, el yoga, el tai chi y otras estrategias cognitivas y de relajación para evitar que su mente se centre en el dolor.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor 

Dieta

Algunas dietas son altamente inflamatorias, especialmente las que tienen un alto contenido de grasas trans, azúcares refinados y alimentos procesados. Consulte a su médico para ver si su dieta podría estar contribuyendo a su dolor de espalda crónico y cómo podría cambiarla. Mantener un peso saludable también podría ayudar a disminuir el dolor de espalda al reducir la presión sobre la columna vertebral.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor 

Modificaciones del estilo de vida

Cuando se tiene dolor crónico, es importante aceptar las limitaciones y adaptarse. “Escuche a su cuerpo y aprenda a tomar el ritmo”, sugiere Nava. Tómate un descanso cuando cortes el césped, o haz varios viajes cuando lleves la compra. Tome nota de las actividades que empeoran su dolor y evítelas si es posible. Esto no sólo puede ayudar a que su espalda se sienta mejor, sino que también puede evitar que la enfermedad subyacente avance. Otro cambio importante en el estilo de vida es dejar de fumar. Se sabe científicamente que la nicotina acentúa el dolor y retrasa la curación.

Tratamientos basados en inyecciones

Para el dolor de espalda crónico existen bloqueos nerviosos, inyecciones epidurales de esteroides, ablaciones nerviosas y otros tipos de procedimientos basados en inyecciones. Se utilizan cuando se conoce el origen del dolor y a veces pueden ayudar a descartar ciertas causas si el tratamiento no funciona. Las inyecciones pueden detener o disminuir el dolor durante un cierto periodo de tiempo, pero no están pensadas como soluciones a largo plazo y no deben utilizarse de forma aislada.

Tratamientos alternativos

La acupuntura, los masajes, la terapia de biorretroalimentación, la terapia con láser, la estimulación nerviosa eléctrica y otros tratamientos no quirúrgicos de la columna vertebral también pueden marcar la diferencia para el dolor de espalda crónico. Hable con su especialista en columna vertebral sobre los tratamientos alternativos que podrían beneficiarle.

Tratamientos farmacológicos

Se pueden utilizar analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares y otros medicamentos para ayudar a controlar el dolor de espalda crónico. Sin embargo, la mayoría tienen efectos secundarios no deseados y no están pensados para un uso prolongado.

“En general, los medicamentos opiáceos no deben utilizarse como primera, única o larga línea de tratamiento para el dolor de espalda crónico”, recomienda Nava. Muchos de ellos son adictivos y no abordan la causa subyacente de su dolor. Los opiáceos sólo deben recetarse tras un examen exhaustivo por parte de un especialista y si otros medicamentos no han conseguido aliviar el dolor. Si se encuentra dependiendo de los opioides para pasar el día, puede ser el momento de buscar una segunda opinión.

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email